Nueva apuesta de ocio en Alicante: Fooders

Una nueva propuesta gastronómica, interiorismo e imagen de marca aterriza en Alicante. Un local con mucha historia en la calle Castaños reabre en tiempo récord trayendo al centro un nuevo rincón donde comer, beber y disfrutar del momento pasando un buen rato. Fooders nos invita desde un primer momento a un local lleno de detalles y donde la carta sorprende por su variedad e innovación. Advertencia: leer este artículo puede provocar enormes ganas de ir.

 

Basándose casi por completo en tonos oscuros y amarillos, una cuidada iluminación y un local con solera crean un espacio donde apetece quedarse. La imagen de marca acompaña al espacio, dándole un toque carismático y actual al restaurante. Fooders reinventa la hamburguesería, la complementa con un espacio chic, una comida sorprendente (¿Alguien ha probado alguna vez una ensaladilla crujiente acompañada de pesto que funcione? Pues ya tardas en ir). Se trata de una puesta en escena digna de cualquier cuenta de Instagram que quiera destacar, y sin necesidad de usar filtros.

El espacio está divido en tres zonas más la terraza a pie de Calle Castaños: una dispuesta nada más entrar,  planta superior recogida, y otra inferior algo más desenfadada con la barra y cocina. El primer espacio es más polivalente porque sirve tanto para una pequeña quedada con los amigos antes de salir, como para cenar o planear un afterwork que se prolongue hasta horas después de cenar, y es que Fooders se anuncia como Kitchen & Drinks; y hace honor a su nombre. El magnífico espacio cuenta con una pared de piedra que han iluminado con tonos amarillos, la pared de la fachada compuesta también por bloques de piedra, contrastando esta robustez con el resto de paredes que permanecen lisas y en color negro para acabar destacando la pared lateral en la que no podemos obviar el logotipo del restaurante dominando sobre sus visitantes.

 

Junto a la entrada: dos sillones de respaldo alto en tapicería amarillo, recogidos con una octogonal con acabado en cristal espejo y aluminio lacado en negro, pieza sobria que hace destacar aún más el rincón. A continuación contaríamos con la primera zona de comedor, como decimos,  la más versátil, que incluye un banco y varias mesas de madera con patas de acero lacado en negro. Las mesas tienen un acabado natural con un barniz mínimo que hace resaltar sus tonos gracias a la luz amarilla del local. Y en medio de las mesas, coronando los altos techos del local, una simpática bola de discoteca. Las sillas con la tapicera negra son realmente cómodas y visten a la mesa de madera.

 

Unos escalones nos dirigen hacía abajo a la barra donde pedir unas copas y en la parte de arriba disfrutamos de un amplio salón , amueblado con mesas redondas y de nuevo con una cuidada iluminación que consiguen crear un ambiente más recogido, ideal para quienes quieran desconectar de toda la actividad alicantina que puede dejarse en la ajetreada terraza. 

Respecto a la carta, una buena parte son clásicos de nuestra gastronomía mezclados con una cocina más a la vanguardia que sorprende tanto por el sabor como por la innovación, un volcán de queso con chips de boniato, un hummus violeta, una ensaladilla crujiente o unas patatas bravas con aire de alioli y un toque de siracha, son algunos de los inventos con los que podría entrar en bucle tan solo con recordarlos. Luego podemos seguir compartiendo o ya de forma individual para los más exigentes tenemos la selección de hamburguesas, focaccias, ensaladas, y en la línea de carne de calidad bien tratada un genial entrecot trinchado al punto para competir por el último trozo. La Fooders Burguer es un auténtico escándalo. Para finalizar la cena y ese destacamento de amantes de lo dulce, os recomiendo encarecidamente la turronada, un postre con varias texturas de turrón propio de la zona con la que se os hará la boca agua, y para los más instagramers la Sweet Party, un postre hecho con todo tipo de dulces que compite por ser el más fotogénico que habrá visto nunca.

 

Espero que esta sea tan solo la punta del iceberg y que Fooders siga manteniendo ese éxito inicial. Ya tenemos otro sitio de referencia en la gastronomía alicantina. Si ya has estado, ¿Cual ha sido tu zona o detalle que más te ha gustado?¿Qué plato repetirías?

Algunas de las fotografías han sido obtenidas de la página de Facebook de Fooders

Magnífica restauración en València que acerca el arte a la ciudad

Yon, una colección que no deja indiferente

Taims ahora en Squid