Alkimia, el restaurante de Jordi Vilà, cumple un año

Sabemos que Barcelona es todo un referente nacional gastronómico, tanto de cocina tradicional como contemporánea, y en la fusión de estas dos el chef Jordi Vilà creó Alkimia. Abierto en 2002 y trasladado hace un año a su nueva localización, el Alkimia ha destacado de la oferta gastronómica de la ciudad condal apostando por la combinación ganadora de creatividad, delicadeza y armonía. Es una visita casi obligatoria, y no solo por la comida, también por el diseño interior realizado por External Reference. Este estudio de arquitectura, interiorismo y paisajismo tiene sus oficinas en la misma ciudad, dirigido por Nacho Toribio y Carmelo Zappulla, y con más de una década creando espacios tan increíbles como el que os traigo hoy.

 

El nuevo emplazamiento está situado en el mismo edificio que la Fábrica Moritz, el local de tapas de la famosa cervecería catalana, en la primera planta, un lugar ya conocido por el chef puesto que en el sótano se encuentra Louis 1856, otro de sus reconocidos restaurantes, todo en el barrio de L'Eixample,a las puertas de la Ciutat Vella.

 

El local se trata de un piso modernista reacondicionado que llevaba más de 40 años desocupado, en el que han recuperado algunas de las partes como techos, distribución y suelos, y al que han añadido elementos respetando al máximo la integridad del piso;  no querían que los cambios fueran irreversibles. Estos elementos son, por ejemplo, los tubos iluminados de la entrada, con elementos marinos (el restaurante presenta el mar como hilo conductor para muchos de sus platos), o las láminas que recubren bastantes superficies de este espacio. Creando la sensación de estar dentro de un pez, con sus espinas recubriéndote. 

Aunque la mayor sorpresa te la encuentras al ver la mezcla del modernismo con lo contemporáneo, un concepto desarrollado por Chu Uroz, persona encargada de este aspecto del proyecto. Muy interesante también la separación entre los dos comedores hechos con estas espinas que parece que al mismo tiempo pueden moverse y crear una zona más apartada y privada. Las estructuras laterales siguen con el juego del agua y el mar, haciéndonos creer que estamos bajo del agua por sus sinuosas formas. Y el contrapunto de la pantalla hecha con los cilindros (desconozco de si se trata de una proyección o detrás hay una pantalla), da un toque retrofuturista y añade dinamismo al espacio, que con unas imágenes bien elegidas consigue incluso crear cierto matiz elegante y arriesgado.

 

Las molduras añaden unos toques de la más clásica elegancia y nos hace ser conscientes del espacio en el que estamos comiendo, de su historia, su solera y el trabajo que ha llevado recuperarlo y darle un uso tan dinámico como el actual. Todo un acierto tanto del chef como del estudio. Un año de novedades y una oda al trabajo bien hecho que espero que le sigan muchos más. ¿Y a ti qué es lo que más te ha gustado de Alkimia? Déjalo en los comentarios.

Photographer: Adría Goula

Fartons Polo renueva la imagen de su horchata: Or, xata!

Vectary, increible programa 3D gratuito y sin instalación 

Nueva apuesta de ocio en Alicante: Fooders